diciembre 02, 2009

Universo Sin Dioses

Por primera vez en la historia de la cultura, tenemos la posibilidad de responder a toda pregunta sobre la existencia del universo sin recurrir a Dios. Alberto C. de la Torre

Universo Sin Dioses. Física del génesis
Alberto de la Torre
Editorial de la Universidad Nacional de Mar del Plata – EUDEM
2009. 118 Páginas- ISBN 978-987—1371-42-6



El martes primero de diciembre se presentó en la V Feria del Libro de Mar del Plata el libro Universo Sin Dioses. Física del génesis de Alberto de la Torre.

Alberto de la Torre

Sin dudas fue la presentación de libro que más interés causó en nuestra ciudad con una inusitada afluencia de más de 150 personas. Es realmente extraordinaria esta cantidad de público para la presentación de un libro, de ateísmo, escrito por un físico, un martes a la noche en Mar del Plata, en medio de un temporal. Asistimos público en general, docentes de distintos niveles de la enseñanza, representantes de organizaciones sociales, amigos, ex concejales, directores de bibliotecas, estudiantes, artistas plásticos, un ex rector de la universidad nacional, docentes de las facultades de Ingeniería, Ciencias Exactas, Derecho, Arquitectura, Psicología y Humanidades, integrantes de diversas religiones (al menos de la católica, islámica y judía) y, por supuesto, miembros de la Asociación Civil Ateos Mar del Plata de la cual de la Torre es su vicepresidente.

La presentación contó con los comentarios introductorios del Dr. Celso Aldao y del Dr. Manuel Comesaña, físico y filósofo respectivamente quienes dieron su opinión acerca del contenido y orientación del libro. Comesaña resaltó la calidad y rigurosidad de la obra, pero expresó su desacuerdo acerca del valor ético del ateísmo que plantea de la Torre en su libro, lo cual seguramente será un buen pretexto para debatir en profundidad. Brevemente el autor respondió lo que expresa en la página 16 “Los ateos tienen una ética superior, no basada en el miedo al infierno sino fundamentada en el bien común: propio y ajeno” es decir, que los ateos hacemos el bien porque está bien y no por miedo o por especular con premios. También recalcó que lo superior es esa ética del ateo y no el ateo en sí mismo ya que hay mucha diversidad de ateos, algunos detestables y otros admirables.


En la sala se respiraba la razón atea

Luego el propio autor relató los motivos que lo llevaron a escribir esta obra de divulgación. Hizo énfasis en la influencia de dos obras: God Delusion de Richard Dawkins y The Inflationary Universe de Allan Guth, sin descuidar las lecturas de Bertrand Russell y de Stephen Gould, entre otros.
Pero principalmente señaló la importancia que tiene el conocimiento en este momento de la humanidad, expresó que luego del aporte de Darwin a la biología que permitió sacar la excusa divina para comprender la diversidad de la naturaleza, la física finalmente pudo presentar una explicación del universo sin la necesidad de llenar huecos con alegorías sobrenaturales.
Como expresa en el primer capítulo

“... el conocimiento alcanzado por la ciencia nos permite afirmar que no existe ninguna pregunta sobre la naturaleza cuya respuesta requiera necesariamente la existencia de Dios

Es decir, que nadie medianamente inteligente o pensante, informado o racional tiene motivos para ser religioso.



Dogma y Yugo. La obra del grupo CarneServida que ilustra la tapa del libro


El contenido y enfoques del libro están bien resumidos en su reseña:

Después de que la biología propuso que la vida se desarrolló en la Tierra sin requerir un dios creador, la física intentó demostrar que también el universo puede existir sin intervención sobrenatural. Universo sin dioses del reconocido físico Alberto C. de la Torre, no rehuye la polémica y redobla esta propuesta desde la ciencia para convertirla en un compromiso sincero
En la primera parte del libro, expone, a la manera del ensayo de opinión, numerosos argumentos teológicos y filosóficos relacionados con la existencia de Dios. El análisis de diferentes formas de creencia en la existencia de lo sobrenatural, le permite a su autor, llegar a pensar que la sola existencia de Dios, en casi todas sus versiones, es innecesaria y, en cierta medida, imposible.
En la segunda parte de Universo sin dioses, explica, de manera accesible al lector sin formación en física, los recientes resultados de la ciencia que permiten, por primera vez en la historia, concebir racionalmente la posibilidad de la existencia del universo sin la intervención de un creador.
De la Torre considera que estos hallazgos, aún no definitivos y con algunas importantes brechas, serán consolidados con los avances de la física del siglo XXI, de manera que toda persona tenga la posibilidad cierta de ser atea. Sin embargo, para que dicha posibilidad pueda transformarse en una necesidad, es requerido adoptar nuevamente cierta posición ética que muchos pensadores han abandonado.
Es por eso que su autor apuesta fuertemente por una "irracional confianza en el poder transformador de la razón"
.

Luego de los interesantes comentarios de Aldao, Comesaña y de la Torre se abrió un breve, brevísimo, espacio para preguntas del público.

Los integrantes de las diversas religiones se mantuvieron respetuosos de la diversidad de ideas, ciertamente opuestas a su ideología, excepto el católico. La primera pregunta la efectuó el ingeniero Julio González Lelong miembro activo del Opus Dei (al menos durante los años 80) y siempre inseparable de su mamá. Con un rictus de “no puedo digerir esto” le preguntó a de la Torre sobre a qué Dios se refería en su libro para descalificar su existencia. La respuesta obvia del autor fue que hay muchas ideas de Dios, que las niega a todas, pero que su respuesta sería más completa si él mismo define qué idea de Dios tiene e involucra en su pregunta. Curiosamente el propio González Lelong luego de balbuceos no pudo definir a Dios (debería volver a cursar su catequesis) y pasó al viejo método usado contra Darwin hace 150 años: cuestionar al autor intentando desacreditar el uso de la ciencia (en esta caso la física) para explicar el universo.


González Lelong y la visita del Opus Dei
con cara de pocos amigos

Luego, el inefable Bolívar realizó una pregunta que no fue entendida por nadie para pasar a la última en la que se intentó considerar al ateísmo como una religión. La contestación de de la Torre, nuevamente sólida, fue que el ateísmo no es una religión porque no tiene componentes sobrenaturales y porque carece de dogma.
Todos nos quedamos con gusto a poco respecto de la posibilidad de debate y de intercambios con el autor, debíamos entregar el salón para la próxima actividad.
Pero evidentemente la diversidad de enfoques y temas abordados en el libro y el entusiasmo de la audiencia amerita que en breve podamos generar un encuentro con el autor para realizar un debate más extenso.








11 comentarios:

A. C. de la Torre dijo...

Excelente informe sobre la presentación y sobre el libro.
A. C. de la Torre

Hypatio dijo...

Estoy en Colombia. ¿Cuándo llega el libro a mi país? Excelente artículo. Gracias

El Editor dijo...

Hypatio
Te podes comunicar a estas direcciones de la editorial universitaria:

Dirección: direccioneudem@gmail.com
Secretaria: secretariaeudem@gmail.com
Ventas: ventaseudem@gmail.com

En google libros podrás acceder a un preview.

CARLOS Q.

Gustavo Rosas dijo...

Hola! Universo Sin Dioses. Física del génesis, me parece un libro que podría estar disponible en todas las bibliotecas populares del país, por lo menos. Anida un debate que los bibliotecarios y las instituciones suelen eludir no siempre elegantemente. Dos preguntas: ¿es posible que se presente este libro en la Feria del Libro de la Universidad Nacional de Lanús 2010? y ¿es posible que estas ideas puedan circular a través de las donaciones y colecciones de CONABIP en el mundo de las bibliotecas populares?

El Editor dijo...

Gustavo
Gracias por tu comentario.
Muy buenas ideas, te sugiero comunicarte con la editorial (los contactos están en un mensaje más arriba).

CARLOS Q.

Anónimo dijo...

Y quién inventó la física? se auto-inventó?

Decir que no existe nada más allá de la física, es decir que tiramos un par de maderas juntas y sale un piano interpretando la 9na Sinfonía de Beethoven; no es casualidad, sino causalidad; si no hay una inteligencia detrás de todo y de todos, el mundo no cumpliría ciclos, no se "ajusta" sólo, hay una inteligencia divina detrás; volviendo al ejemplo, sólo el que sabe cómo puede hacer que un par de maderas sea un piano, como sólo el que sabe puede crear un ser humano; y no es justamente por "casualidad" que un par de átomos se juntaron con otros y formaron gases que forman galaxias, si no que hay una inteligencia que ordena todo; o acaso el funcionamiento de un átomo no es el mismo que una galaxia? no será que el Universo está perfectamente ordenado y no por casualidad? es casualidad que todos los días el sol salga por la mañana y no de repente, al mediodía? hay inteligencia detrás de todo esto, pero es una inteligencia que se siente adentro, viene de inteligere, de discernimiento, de saber elegir entre las miles de opciones que nos brinda el mundo sobre nuestro origen; ahora, dentro de nosotros está la verdad; ahí dentro de sus corazones, de los momentos felices de nuestra vida; ahí dentro dice "no existe nada más allá de mis narices"

lo último; ¿qué es lo único que puede hacer que una persona mala sea buena? el amor; y eso se llama religión (re -volver / ligare-unir) volver a unirnos con el amor, con la unidad, porque somos uno en esencia; no nos separemos los unos a los otros; y el quit de la cuestión es conocerse a uno mismo; ya que ahí están todas las respuestas; y sólo ahí.

El Editor dijo...

Le paso tu mensaje al autor del libro. Estoy convencido que retirará el libro de la venta de modo inmediato.

Sobre tu último párrafo, también estás en lo cierto, por eso Israel y Palestina viven en un estado de paz, amor y de mutua colaboración.

Esteban Prado dijo...

Me pregunto si el nombre de Dios no será Anónimo.

Anónimo dijo...

De cual amor hablaran los cristianos?
Del "amor carnal" de los curas a los monaguillos u otros niños con la mala suerte de caer en sus garras..??
Del amor del Vaticano al dinero...??
Del amor de la cupula de la iglesia al proceso del ´76 ??

Vamos, especifiquen....

Anónimo dijo...

Lamento desilusionarlos, pero el Dios acá soy yo. Y del humano sólo pido dos cosas, que tenga el suficiente cerebro como para alabarme y no lo suficiente como para pretender ser alabado.

A propósito, señor anónimo que se cree yo, el sol no sale por la mañana, la Tierra gira alrededor del sol. Pequeño detalle que no pude eludir, puesto que quién mejor que yo para entender tal cuestión. ¡Si soy el Creador!

-Has pecado de ignorancia, arrodíllante ante mi, mi fiel súbdito, que te perdono. ¡Los perdono a todos! ¡Alabado sea yo!

Anónimo dijo...

es el mejor libro que e leido universo sin dioses otro no lo pudo haber escrito