octubre 26, 2010

Celebremos la extinción!

33 años sin viruela

Carlos Quintana

El 26 de Octubre de 1977 fue diagnosticado el ultimo caso de viruela en un ser humano. Se trata del cocinero Ali Maow Maalin que trabajaba en el hospital de Marka en Somalía.
Esta enfermedad que atacó a la humanidad desde la antigüedad y de la que conocen registros con relatos espantosos de muertes de bebés, niños y adultos se calcula que sólo en el siglo 20 fueron afectadas varios cientos de millones de personas.
Esta enfermedad acechaba a todos. Hasta que encontramos un modo de erradicarla, de extinguirla.

¿Cómo?
¿con reiki?
¿con homeopatía?
¿acupuntura?
¿terapia de regresión?
¿sabiduría milenaria indígena?
¿ayurveda?
¿buenos pensamientos?
Seguramente fue con alguno de estos métodos que son tradicionales, naturales, holísticos y energéticos.

Pues no.

Fue con medicina.





El mundo se unió para aplicar el resultado de la investigación científica para resolver un gravisimo y mortal problema de salud.
Se vacunó a todo el mundo. A todos. Dos años después de haber detectado la infectación de Ali se dió por erradicado este mal.
Antes LA MAYORIA MORÍAN. A partir de la vacunación: TODOS SE SALVARON.
Y hoy, nadie se infecta porque el virus ya no existe.

Sin charlatanería, sin argumentos naturalistas, sin magia, ni meditación.
Ciencia y voluntad por promover la salud pública sin intereses económicos que hagan ruido.


Esta entrada del Blog El Retorno de los Charlatanes hace referencia a un documental que promueve el miedo por la medicina. Si hubiera tenido equivalentes en 1977 seguramente todavía estaríamos sufriendo la viruela.



33 años sin viruela


Pues a festejar!








5 comentarios:

Fernando dijo...

Bueno, lo que todos morían no es correcto. Mi abuela sobrevivió a la viruela cuando era pequeña. toda su vida conservó las marcas en el rostro.

Anónimo dijo...

Y asi fue gracias al sorprendente poder de la oracion. Y DIOS escucho nuestras plegarias y asi pues hizo que la medicina encontrara el camino para derrotar a la viruela. Sin el inmenso poder de la fe en Nuestro Señor la medicina seguiría siendo impotente.

El Editor dijo...

Fernando. Es cierto, ya lo corregí.
Anónimo: entonces si el poder de la oración es tan grande
1- ¿para que el señor necesita la excusa de la medicina?
2- ¿por qué en el caso de la viruela no funcionaron los rezos entre el año 0 y 1977?
3- ¿por qué no funcionan los rezos en otras enfermedades como el sida?

CQ

Manolo_elmas dijo...

Anónimo:
JAJAJAJAJAJAJ
Gracias por tu comentario. No había leído una ironía así de fina desde hacía tiempo.
Saludos,

Carlos dijo...

Sabemos quienes son los que niegan las virtudes de las vacunas, son los mismos que se resisten a la verdad de la teoría de la evolución. Terribles enfermadades como la tuberculosis, la viruela y la polio han sido erradicadas gracias a la vacunación masiva. Solo la desidia de ciertos gobiernos, la falta de información y la ignorancia de los que no dejan que les apliquen vacunas hacen que subsistan aún en el mundo algunos bolsones sobre todo de tuberculosis.